Rentabilidad v Inflación: Gana el inversionista?
Juan Gutierrez
Juan Gutierrez
Es necesario aceptar un mayor grado de incertidumbre en nuestros retornos finales

Todos tenemos sesgos al tomar decisiones financieras y a veces es difícil evitarlos incluso cuando nos han mostrado que hay mejores decisiones. Un sesgo financiero común es nuestra fuerte resistencia a pérdidas nominales pero la relativa indiferencia a las pérdidas reales, es decir, después de descontar la inflación.

 

El estudio de estas desviaciones de la racionalidad ha dado para varios premios Nobel, entre ellos el de Richard Thaler en 2017. En su libro “Misbehaving: The Making of Behavioral Economics”, Thaler detalla cómo los empleados consideran inaceptable una reducción nominal de su salario en 7% cuando la inflación es 0%, pero aceptable un aumento de solo 5% cuando la inflación es 12%. Son equivalentes financieros, pero en la reducción nominal sentimos que estamos perdiendo algo valioso que ya teníamos (“endowment effect”).

 

Entre otras razones por esa misma inflexibilidad nominal de salarios, los bancos centrales suelen buscar una inflación baja pero positiva. Por ejemplo, el rango meta de inflación del Banco de la República sigue siendo 3%, más o menos un punto porcentual. La mayoría evitamos mantener nuestras inversiones en efectivo o en cuentas corrientes, aún cuando parecen ser las alternativas más estables, porque sabemos que pronto perderemos capacidad de compra. En efecto, en poco más de 5 años el peso ha perdido 25% de su poder adquisitivo.

 

Pero muchos caemos en un sesgo financiero similar: revisamos frecuentemente que nuestra inversión en carteras colectivas crezca constantemente y que nunca pierda capital, pero solo verificamos cada tanto si sus retornos están superando la inflación. Por ejemplo, el índice CCIx Renta Fija Pesos Colombia ha tenido un retorno mensual nominal positivo en 99% de los meses desde su inicio el 29 de marzo de 2010. Diez millones de pesos invertidos siguiendo el índice hubieran alcanzado la cifra de 14 millones para abril de 2018, sin perder más de 0.24% en ningún mes. Pero el índice no superó con igual frecuencia la inflación acumulada que mide la Unidad de Valor Real - UVR. Como lo muestra la siguiente gráfica, durante varios meses en 2011 y algunos en 2016 la UVR estuvo por encima del índice, en esos periodos hubo pérdidas en términos reales.

 

Grafica de Crecimiento $10millones en fondos de renta fija pesos v. UVR Unidad de Valor Real

Se puede analizar la relación entre este y otros índices y la UVR y otros indicadores aquí.

 

En términos generales, es necesario aceptar un mayor grado de incertidumbre en nuestros retornos finales para que estos superen la inflación acumulada en el mediano y largo plazo. Esta incertidumbre puede venir de múltiples fuentes, como una mayor sensibilidad a las tasas de interés (CCIx Renta Fija Largo Plazo), la exposición al precio de acciones (CCIx Renta Variable Diversificada) o inversiones concentradas en proyectos con largos periodos de maduración, cuyo valor es difícil de estimar o con riesgos inusuales (CCIx Alternativos).

 

Al evitar un excesivo enfoque en la estabilidad nominal y reconocer que es necesario asumir algo de incertidumbre para superar la inflación, aumentaremos la probabilidad de cumplir nuestros objetivos de largo plazo. Y si muchos logramos evitar estos sesgos financieros quizás Thaler sea el último premio Nobel en el tema.